“El curso de Formación como Monitora Criamor comenzó como un objetivo para otros. Mi motivación a realizarlo era adquirir conocimientos y herramientas que me permitieran ayudar de mejor manera a las familias de los niños a quienes atiendo como Fonoaudióloga. Diariamente escucho de los padres frases como…. “es mi culpa”, “estoy cansada”, “no sé qué hacer”, “es que es muy regalón”, “es que es hijo único”, “es que todavía toma pecho”, etc. Y me vi en la necesidad de poder ayudarlos no sólo como profesional, sino que desde una perspectiva que incluyera el apoyo, acompañamiento, la empatía, el respeto y el amor.

No obstante, el curso me llevó a algo aún más importante….un viaje hacia mi maternidad. Y eso no fue fácil. Porque para muchas la maternidad ha sido algo hermoso, pero también ha estado cargada de soledad, culpa, tristezas e incluso violencia. Fue un camino lleno de emociones positivas y negativas, pero por sobre todo con un final maravilloso…el sentirse más valiosa, empoderada, libre, capaz…con más amor propio.

Alguien dijo por ahí: “No se puede dar lo que no se tiene”, Y me hace mucho sentido, pues para acompañar y ayudar a otros padres, primero se debe recorrer el propio camino. Y el curso me permitió aquello. Partió como un objetivo para otros, pero terminó siendo antes que todo, un regalo para mí misma y mi familia.” Natalia Duarte. Fonoaudióloga.

 

 

 

“Al inscribirme entré con muchas expectativas respecto a lo que significaba crianza y lactancia, dos temáticas de las que me he ido encantando en el transcurso de mi maternidad y puerperio. Sin embargo, al avanzar, descubrí que era mucho más que eso, era gestación, parto, post parto, lactancia, acompañamiento, crianza, porteo, alimentación de bebés, prevención de abusos, terapias complementarias, entre otras.

Fue un camino enriquecedor tanto desde la teoría, como desde la emoción, pues aunque no sea el objetivo inicial, de alguna u otra manera, sané vivencias a partir de alguna temática, lo que considero, es relevante para ser Monitora Criamor: Conocerse, estar en equilibrio, para acompañar a otros. Además, lo pude compartir con mi marido, quien también se fue impregnando de los temas y me animaba a continuar cuando me sentía cansada con mi trabajo en el colegio, crianza y atrasos en las entregas de tareas!.

Respecto a la modalidad de las clases, es muy práctica al ser presencial 1 vez al mes y lo demás online, pues al tener hijos y familia, los tiempos cambian.

Estoy muy agradecida del curso y de ser Monitora Criamor, pues entrega la base de diversas temáticas, que ya me han ayudado a acompañar a mujeres, debiendo complementar de todas maneras si se requiere  de temáticas más específicas.

Las animo a tomar el curso, pues sirve como formación personal (al ser mamá, tía, cuñada, etc) y como inicio de otra formación específica.” Carla Góngora. Educadora Diferencial

 

“La maternidad me desbordó… así de simple… al principio no sabía que pasaba, no sabía manejarlo y luego comprendí todos los cambios por los cuales transite.
En pleno puerperio fue que creció en mi la necesidad de aprender y así poder ayudar y acompañar a más mujeres y sus familias a transitar por la ma/paternidad. Aprendí mucho pero lo más importante fue lo que crecí en esta formación. Sin dudas no soy la misma mujer que cuando comencé el curso.
actualmente me desempeño como asesora de acompañamiento familiar y próximamente me certificare como asesora de lactancia.
Las herramientas que obtuve durante los meses de formación me ayudaron a mi como mujer,como madre y hoy como acompañante de mujeres que buscan en mi desahogo y comprensión.
Infinitos son los agradecimientos a nuestras profesoras… referentes e inspiradoras.” Jasmín Sanguinetti. Enfermera

 

“Mi experiencia en el curso de monitora Criamor me ha permitido conectar de mejor forma con las familias, principalmente, con la mujer y el empoderamiento femenino en los procesos de crianza.

Siento que en este curso te permiten conectar con la emocionalidad de la crianza para la empatía a nivel profesional. A diferencia de otros cursos que toman los procesos de crianza desde lo teórico transformándolos en “expertos” de un tema que nadie puede serlo como lo es la crianza (porque en la crianza no hay recetas iguales, cada uno se construye en función de sus propias historias). Por lo tanto, uno de las cosas que más agradezco de este curso es devolver el poder decisivo que tienen las familias en el desarrollo de sus hijos, poder que muchas veces se pierde por profesionales que:

Indican, no comprenden

Juzgan, no empatizan

Exigen, no reflexionan

Muchas gracias por todo.”

Cynthia Castillo. Educadora de Párvulos.

 

 

¿Quisieras ser parte de nuestra próxima generación de Monitoras Criamor?

¿Sientes el deseo de acompañar a otras familias en sus procesos de crianza?

¿Quisieras perfeccionar tus conocimientos sobre maternidad, paternidad y crianza?

>>Programa de Formación de Monitoras Criamor<<